Aquellos maravillosos 80's

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Aquellos maravillosos 80's

Mensaje por benani el Jue Abr 23, 2009 11:52 am

091

Hoy recuerdo a los cero, 091, un grupo granadino desconocido para muchos, pero de culto para unos poquitos. Lapido y Guerrero Garcia (el pitos) siguen sus carreras musicales por separado, pero tal y como está el panorama ...¿quién sabe si los veremos juntos algún día?. Yo les vi en directo por primera y última vez en uno de sus conciertos de su gira de despedida en el 96 y sólo puedo decir que casi tengo un "orgasmo musical", sin palabras.....
Transcribo partes de esta página, es un poco largo, pero merece la pena.
www.indyrock.es/091cero.h

J[i]osé Antonio, en 1981 estaba en TNT, junto a Jesús Arias. Habían tenido momentos duros en Madrid. Por eso cuando José Antonio recibió la llamada de José Ignacio García Lapido para formar un nuevo grupo, no se lo pensó dos veces. "Lo conocíamos como fans, ya que venía a nuestros conciertos, incluso fue la mitad del público que tuvimos en Alhama - afirma con gracia José Ignacio- y también por las cosas que había hecho con TNT". Cayetano Tacho, José Ignacio y José Antonio, también conocido por pitos por el nivel de agudos que conseguía con su voz, formaron ya, justo a finales de 1981 el embrión de 091, y a la postre volverían a ser el núcleo base de los últimos años del grupo.
Siguiendo la tradición de Police y 999, decidieron denominarse 091, nombre que no fue muy bien acogido entre las fuerzas del orden público que lo comentaban en privado. Esa denominación también alimentó alguna situación curiosa. Unos agentes de tráfico detuvieron la furgoneta en la que viajaban camino de un concierto los grupos 091 y La Guardia. Tuvieron la rara suerte de dar con un guardia civil con buen sentido del humor y el policial nombre les evitó una multa cantada.
Con nombre y formación 091 era ya un grupo. Perogrulladas aparte, realmente lo parecían. Caminaban desafiantes por la calle con una imagen entre punk y rockabillly, vestidos con ropa negra y ceñida, zapatos puntiagudos de plataforma y unos tupés que causaban estragos entre las chicas. Sus llegadas al pub Silbar, un estrecho local en forma de túnel de tren que era el centro neurálgico de operaciones de casi todos sus coetáneos, eran memorables: no se hacía el silencio, pero casi. De verdad, un grupo.
Títulos como Paseando al robot, Hoy he descubierto que mi padre era un agente de la CIA, Singapur, Gregorio, Una postura gansa o la impagable Pakillo el esperma amarillo, salían rápidamente en el local de ensayo. Las ganas se los comían y todos aportaban letras -algunas en el correcto tono punk-surrealista del momento- mientras que las músicas se acumulaban esperando sus estribillos. Entre ellas estaba Ladrando por ti, el primer microéxito doméstico del grupo. Esa canción, que volvieron a interpretar diez años más tarde, resumía el espíritu de los primerizos 091 : velocidad, nervio, garra y urgencia. Se grabaría por primera vez en Sevilla junto con Nunca me canso de ti y constituiría la primera maqueta seria -antes hubo dos intentos de precarios resultados- de los recién llegados.
1982 fue un año de dificultades y cambios para los ciudadanos de este país. También para los miembros de 091 : dieron su primer concierto. Se presentaron en una tanda de tres actuaciones en la discoteca Banitti -actual Distrito 10-, propiedad de el ex-Angel Agustín Rodríguez. De aquellas tres noches no queda constancia más allá del diario del cantante: "No he bebido ni una cerveza y nos colocamos en la pista. No ha venido mucha gente, quiero decir que no hay casi nadie, aún así estoy muy nervioso. El sonido fue muy bueno. Las crías nos pedían autógrafos, es la primera vez que me lo hacen. He ganado 5.000 pesetas"

El primer disco lo grabarían a principios del año 83. Contenía Fuego en mi oficina y Llamadas anónimas. Dos auténticas caras A envueltas en un lujoso diseño de Julio Juste. El single acababa con la cutrez característica de los productos del sello DRO, con lo que comenzaba una nueva era para la primera guerra de la independencia discográfica.
Entró en las listas de Radio-3 y fue votado por primera vez como autores de una de las mejores canciones del año.
Realizaron 14 actuaciones durante el verano de 1982 con un equipo de 4.000 vatios de sonido y 30.000 de luz según se lee en los contratos de la época y cobrando 250.000 pesetas. Un precio alto para aquel momento que "nunca nos llegaron a pagar", aseguran.
En diciembre de 1983 entraron en los estudios Dubletronics para grabar el segundo single Lágrimas en el paraíso y El deseo de ser piel roja, un disco que supuso un frenazo en sus aspiraciones y retrasó un año su debut en formato grande. A pesar de ello 1984 iba a ser el primer año estelar del grupo granadino.
El primer elepé llegaría en otoño a raíz del triunfo del grupo en el Festival de Jerez de la Frontera, donde un par de años antes habían sido desechados. El premio de Jerez les vino como anillo al dedo. Los Cero tenían prevista su puesta de largo con anterioridad al concurso, pero las reticencias de su editor, preocupado por el escaso resultado de su segundo single, había ralentizado el ansiado LP. El premio de Jerez consistía, precisamente, en la grabación de un disco con Discos Radioactivos Organizados (DRO), aquí paz y allí gloria. Entraron a grabar en TRACK el 18 de noviembre y saldrían ocho días después.
Con DRO no todo fueron alegrías. Los problemas de promoción quemaron al grupo. Cuando lograron que se rescindiese su contrato comenzaron una nueva andadura...

Y en eso apareció Joe Strummer.

Las famosas maquetas de la calle Recogidas (sin the sexis señoritas) fueron la base para el primer disco de la era Zafiro: Más de cien lobos. Un nuevo peldaño en la carrera agridulce de los Cero. Con ellas y con Pepe Loeches se fueron a los estudios Eurosonic y Track, dos de los mejores del momento. Iniciaron así una tormentosa aventura que acabó de aquella manera. Las sesiones de grabación fueron un auténtico suplicio. "Ocurría que Joe tenía una forma de trabajar muy diferente a la nuestra. Él iba al estudio tan sólo con unas ideas que desarrollaba allí, y aquí se llegaba con todo muy perfilado para ahorrar tiempo de grabación".
....
El que fuera posteriormente líder de Lagartija Nick se fue porque "no encontraba ninguna receptividad para mí y mis composiciones". "En 091 no había sitio para mí". Ya acariciaba la idea de montar su propio grupo, y esperó a la disolución de KGB para recuperar a Erick Jiménez y empezar a trabajar en sus propias ideas. En la discografía publicada hasta entonces tan sólo había aparecido un tema (En tu locura) de su autoría, y le parecía poco. "Me cansé de ver como se desechaban una y otra vez mis canciones, alguna música servía, pero en letra y cante no había cojones".
...
"Más que una gira fue una excursión, recuerdan. "Nuestro mánager había vivido en Francia mucho tiempo, de hecho su hija es francesa, así que cogimos los bártulos, nos subimos en su coche y nos fuimos a actuar por toda Francia". Para el periplo internacional reclutaron a Manuel España, guitarra y cantante de La Guardia, grupo de la misma agencia y habituales teloneros suyos. Todos, subidos en un Talbot de gasoil y con los instrumentos en el maletero, se fueron a ver mundo. La gira francesa comenzó el 29 de abril en Tolouse, siguió el 30 en París, el 1 de mayo no descansaron.
Aprovechando la visita del grupo parisino Chihuahua, los mismos que ya habían estado por aquí hacía algún tiempo pero esta vez sin la perla, se echaron unos cuantos bolos conjuntos bajo la denominación de Chorrojumo y los primos del blues. "Hacíamos blues, o mejor dicho punk-blues porque íbamos a toda leche". Actuaron en una discoteca-cueva del Sacromonte y en el Punto Imaginario (un pub-concierto), y el divertimento pasó a la historia, aunque el tema sacromontano perdurará en la afición a las camisas de lunares en el cantante, llamado desde entonces gitano por los más allegados.
Contra todo pronóstico, a la vista de las condiciones de trabajo, y casi sin promoción, Debajo de las piedras empezó a tener mayor demanda que las anteriores producciones y la agencia a acumular trabajo. Aquel año y el siguiente el grupo superaría los 50 conciertos. "Y además, por primera vez en toda España". Con 15.000 discos vendidos había sido el más despachado por el momento y, si bien no era un excepcional récord de ventas, el prestigio del directo del grupo apuntalaba su situación en la escena nacional. "Nosotros no defendíamos el disco, defendíamos nuestro directo"
Encarando el final de la década de los 80, 091 consiguió definitivamente la autonomía suficiente para lograr algunos de los momentos más vibrantes de su historia, y algunos discos de los que ahora se sienten más orgullosos. El éxito suficiente del álbum Debajo de las piedras les permitió afrontar su futuro discográfico con un poco más de optimismo.
Tras un rodaje de varios años por fin llegó el momento de intentar definir La vida qué mala es, aquel tema jungle con letrilla flamenca que tanto había gustado a los franceses, y que servía para cerrar los conciertos, a modo de apoteosis final con otros grupos en plan jam-session (cuando los invitados eran Los Lagartos, solía durar una eternidad, hasta finalizar en una orgía de guitarrazos y percusiones. José Antonio inauguraría la costumbre de agitar un par de maracas para no tener las manos vacías) "Era un tema atípico. La influencia de querer mezclar un ritmo bailable con guitarras duras, como hacían los 'Beastie Boys' pero a nuestro modo" puntualiza el autor de este tema, que a la larga ha sido la canción más oída de 091

Veías la vida como una carrera y no naciste para ganar,
por más que corrías no viste la meta,
busca un hombro en el que llorar.
Mi amigo dice que la vida es dura,
siempre luchando y luego pá ná.
También me dice que no tiene cura
lo que el vino no puede curar
Las flores siguen perfumando el aire,
los perros no han dejado de ladrar.
Nosotros, en cambio, esperamos en balde,
que en vez de fuego llueva maná.
Dios aprieta pero no ahoga, sé que esa es la verdad.
Nos ponen suave el nudo de la soga,
nos dejan abierta la puerta de atrás.
Me los dijo la mujer del dueño, donde iba a trabajar.
Tú como tu padre nunca fuiste bueno,
mal trigo mala harina, mala harina, mal pan.
¡La vida hey! ¡Qué mala es!
...
La promoción fue correcta, salvo en la Cadena Cuarenta, donde una mano negra impidió que jamás subiesen del inservible puesto 16. Tuvieron a la prensa de su lado (luego ya ascenderían de nivel) como siempre. Las críticas fueron excelentes

Con la formación recién reestructurada y una transfusión de sangre nueva y joven, abandonaron el formato reducido de los dos últimos años, ya que "necesitábamos encontrar una estabilidad que no habíamos tenido en mucho tiempo, tener presencia y seguridad de grupo, por eso volvimos a ser cinco de pleno derecho". Juanma Férriz reapareció años después como jefe de promoción de Pop- Quark, la compañía que fundaron más adelante para editar su último disco de estudio. Jacinto Ríos, bajista recién integrado, piensa que "los nuevos miembros aportaron frescura y caña, quizás lo que les hacía falta en directo. Creo que conseguimos contagiársela a los demás. Para mi fue como un sueño. Yo fui fans durante cinco discos y he tenido la oportunidad de hacer dos con ellos. He sido durante más tiempo seguidor, que parte de 091".
...
La gira de despedida de 091 se realizó durante los meses de febrero, marzo y mayo de 1996 en las siguientes poblaciones: Jaén, Córdoba, Jerez, Ubeda, Murcia, Albacete, Castellón, Valencia, Barcelona, Lérida, Madrid, Zaragoza, Valladolid, León, Santiago y Granada.
...
El 18 de mayo de 1996, en Maracena, junto a la ciudad que pasearon por todos los rincones de España, la Gibson SG rugió y sufrió como nunca. Quizás no lo hiciera por última vez, pero en sus lamentos estaban presentes los años de lucha, las esperanzas de un grupo de soñadores que tuvieron la atención de los que realmente importaban, los que se identificaron con sus canciones. 091 no pasará a la historia oficial de la música española como los mayores superventas, los primeros de todas las listas de emisoras de radio y televisión. Pero todo aquel que tenga una mínima sensibilidad musical, sabe que su nombre está escrito con mayúsculas en la historia de su tiempo.

http://www.youtube.com/watch?v=X3ClUpVgOOU


http://www.youtube.com/watch?v=cZ6_MgaUCvM
avatar
benani
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 543
Edad : 48
Fecha de inscripción : 26/10/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquellos maravillosos 80's

Mensaje por No me imagino el Jue Abr 23, 2009 12:50 pm

Joé que pedazo de grupazo los "polis" 091. Lapido como ya sabreis sigue en el candelabro.
No se por qué pero estos granainos y los madrileños PVP los enlazaba en el mismo estilo, quizá se pareciesen aparte del estilo en la pose de Jose Ignacio Lapido (091) y la de Juanjo Valmorisco (PVP)... en fin neuras que me entran...
avatar
No me imagino
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 1171
Edad : 53
Fecha de inscripción : 27/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquellos maravillosos 80's

Mensaje por benani el Vie Mar 26, 2010 3:54 am

Golpes Bajos

Buenos recuerdos me traen estos gallegos a los que no tuve la suerte de ver nunca en directo, pero que más de una vez se salió la cinta del cassette en mi primer coche (el de mi padre) de tanto ponerla. Y ese párrafo.... "cena recalentada cuando llego tarde a cassssaaaaa!!!!!!, qué identificado me sentía lol

Pablo M. Vaquero

Junto con La Mode, Golpes Bajos ha sido el grupo español que más pasiones supo levantar entre los aficionados a la rama “culta” del pop español de la década de los ochenta. Mitificados entre otras bandas de “la movida” gallega, Golpes Bajos tuvo una existencia fugaz que, sin duda, sirvió para potenciar su posterior imagen de grupo idolatrado, ya que se disolvió en plena racha de éxito y reconocimiento popular.
Inicialmente, Golpes Bajos fue un dúo nacido en 1982 en la ciudad pontevedresa de Vigo, formado por Germán Coppini (voz y textos) y Teo Cardalda (encargado de componer las músicas y de tocar diversos instrumentos). Germán compaginaba esta actividad con su labor como vocalista del grupo de raiz punk Siniestro Total, también de Vigo, mientras que Teo había trabajado como músico de acompañamiento en un estudio y había colaborado en directo con importantes artistas musicales tan dispares como Nacha Pop o Bibiano. Tras vencer en la primera edición del Concurso de Maquetas organizado por Rock Especial en la primavera de 1983, el dúo primigenio amplia su formación con la incorporación de Pablo Novoa y Luis García, que se reparten con Teo una labor multiinstrumentista que abarca teclados, bajos, guitarras y baterías. En vista del éxito obtenido, en gran medida gracias a la gran difusión de su maqueta en Radio 3, Germán abandona Siniestro Total y se vuelca en el cuarteto, que a finales de aquel año ya disfrutaba de un mini elepé editado por Nuevos Medios. Los cinco temas incluidos en el mencionado debú discográfico fueron: “No mires a los ojos de la gente”, “Malos tiempos para la lírica”, “Lágrimas”, “Estoy enfermo” y “Tendré que salir algún día”, atractivos y elegantes ejercicios de pop-funk lujosamente envueltos en una carpeta diseñada por Ceesepe, el grafista más cotizado de “la movida”. El cuarteto se convirtió en la sensación del momento y, ya en 1984, ve publicado su primer álbum para el mismo sello, “A santa compaña”, un trabajo que descubre su fina ironía gallega con una portada en la que aparecían vestidos de viejas aldeanas. Canciones como “Hansel y Gretel”, “Colecciono Moscas” o la arrebatadora “Cena recalentada” pasan con letras mayúsculas a la historia del pop español. Un año más tarde se publicó otro mini elepé, “Devocionario”, tal vez más pretencioso y enigmático en el aspecto lírico y que redundaba las avanzadas recuperaciones de ritmos brasileños que habían efectuado en sus dos trabajos anteriores. Conscientes de que su brillo se estaba viendo resentido, el dúo fundador decidió disolver la banda antes de que su duende desapareciese del todo, dedicándose entonces a nuevos proyectos musicales. Tras un breve interludio experimental con el maxi “Desfigurat” (1987) para una coreografía de César Gilabert, Teo Cardalda emprendió una brillante carrera como productor (Ray Heredia, Ketama, Poch..) y formó nueva banda –Duendes (más tarde Cómplices)- junto a su pareja, María Monsonís, emprendiendo una carrera que le brindó numerosos éxitos muy comerciales durante la década siguiente. Pablo Novoa se incorporó a Aerolíneas Federales y colaboraría con diversas bandas de pop viguesas. Por su parte, Coppini efectuó una breve colaboración con Nacho Cano (“Dame un chupito de amor” Ariola, 1986) y apostó por terrenos musicales más arriesgados: “El ladrón de Bagdag” (1987), “Flechas Negras” (1989) y “Carabás” (1996).
Sorprendentemente, en 1998, Golpes Bajos anunció su vuelta para grabar un documental televisivo dirigido por el cineasta vasco Juanma Bajo Ulloa y un disco en directo llamado “Vivo” que, debido a sus resultados comerciales, frustró la continuidad del revitalizado proyecto. Un par de años antes, la edición por parte de Nuevos Medios de un volumen denominado “Todas sus grabaciones” había sido muy bien recibido por el público.


Ese peazo de bajo!!!!!!


Y mi preferida
avatar
benani
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 543
Edad : 48
Fecha de inscripción : 26/10/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquellos maravillosos 80's

Mensaje por cruss13 el Miér Nov 02, 2011 3:56 pm

De los mencionados me quedo con Mamá, los Nikis y la Guardia. Y de los no mencionados, con Nacha Pop. Volver a escuchar alguna de estas canciones es como subir en una máquina del tiempo para volver al pasado. Gracias.
avatar
cruss13
Enriquista

Cantidad de envíos : 118
Fecha de inscripción : 25/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquellos maravillosos 80's

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.