Opiniones y comentarios sobre Enrique

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Dom Abr 27, 2008 2:40 am

Hay cientos de referencias y comentarios sobre Enrique de gente que no se dedica a la música y que simplemente le admiraba.

En el oficial han puesto éste y me ha gustado un montón

http://laquintacolumnadelosparias.blogspot.com/2007/12/enrique-urquijo-el-msico-espaol-ms.html


Se cumplen ahora los treinta años de carrera de los secretos y me puse a pensar en la de horas que me he pasado escuchando su música, tengo que decir que Enrique es mi compositor español favorito así que nunca podré ser objetivo a la hora de juzgarle, pero claro, nadie es objetivo nunca, lo importante es reconocerlo para poner las cosas en su contexto.
Repasando la carrera que han tenido encuentro pocos ejemplos como el de Enrique. Los secretos comenzaron haciendo
power-pop en la linea británica y formaron junto con grupos como Nacha Pop y Mamá la nueva ola, el movimiento que sacó del blanco y negro a la música española, pero con la llegada de la movida fueron denostados por los engendros de las cajas de ritmos y casi lanzados al olvido, sin embargo entre todas esas cajas de ritmos, nuevos románticos y derivados Enrique dio todo un ejemplo de autenticidad y se plantó con una canción totalmente country en medio de todos ellos y no solo eso sino que consiguió ser escuchado entre tanto ruido por eso que tan tópicamente se suele llamar "inmensa minoría", quiero beber hasta perder el control es una joya dentro de la música española.
Ya metidos en los años noventa, en pleno furor del grunge y el brit-pop Enrique volvió a desmarcarse sacando discos con versiones de
rancheras. No quiero alargarme escribiendo una biografía, ni hablando de sus canciones(a las que espero dedicar alguna entrada), simplemente quise poner unos ejemplos que sirvan para ilustrar la manera en la que Enrique era ajeno a las modas y tan solo era fiel a aquello que sentía, esta es la auténtica autenticidad, no se trata de anclarse a una imagen de manera autista como han hecho gente como Loquillo o Alaska que parece seguir empeñada en ir como si fuera 1982 aunque ya ni tenga menstruación, personajes devorados por su propio personaje hasta convertirse en caricaturas vacías de contenido.

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Dom Abr 27, 2008 2:48 am


http://www.elmundo.es/elmundo/2005/10/25/enespecial/1130264843.html



Martes, 25 de octubre de 2005


HOMENAJE A ENRIQUE URQUIJO
La banda sonora de mi vida

FERNANDO RODRÍGUEZ DE RIVERA



Urquijo durante un concierto en el año 94 (Foto: Paco Campos | EFE)



NOTICIAS RELACIONADAS
Nunca conocí personalmente a Enrique Urquijo. No tuve la oportunidad de charlar con él después de un concierto, o encontrármelo en El Rincón del Arte Nuevo, lugar que frecuentaba junto a otro de mis héroes (musicalmente hablando), como es Quique González. Sin embargo, aquella fría mañana de noviembre del año 1999 en la que el Telediario matinal anunció su muerte, un sentimiento de vacío me invadió. Con la garganta hecha un nudo arranqué el coche, metí la cinta que llevaba puesta y los primeros acordes del “Quiero beber hasta perder el control” empezaron a sonar.
El día que murió Enrique Urquijo, pese a no haber cruzado nunca una sola palabra con él, perdí a mi compañero de viaje a la facultad, a aquel con el que compartía todos los sentimientos y que mejor me entendía aquellas mañanas en las que "estaba peor". Aquel día se fue un amigo, alguien con el que me sentía totalmente identificado aquellos días en los que las miserias humanas lograban vencer a mi sonrisa y las tardes eran más grises.
Nadie como Enrique Urquijo supo cantar al desamor, a la pena y a la tristeza. Su extraordinaria sensibilidad hacía de cada una de sus canciones un disparo al corazón, imposible de esquivar o de pretender fingir que no te había alcanzado. Su música era poesía, un regalo de incalculable valor, de esos que jamás se podrá medir en términos económicos. Porque Enrique no sacaba la calculadora cada vez que cogía la guitarra, sino el alma, los sentimientos que le salían desde lo más profundo de su ser, logrando como resultado una catarata de emociones que te ponía la piel de gallina con cada uno de los acordes que acompañaban su voz..
Siempre me quedó la sensación (y la rabia) de que a Enrique Urquijo no se le reconoció como se merecía en vida. Para mi es, por lo menos, tan bueno como Sabina, Serrat o Antonio Vega. Su evolución musical es irreprochable, como lo demuestra como supo reescribir sus canciones con el paso de los años ('Ahora que estoy peor', 'Siempre hay un precio' o 'Continuará').
Poca gente hay, no ya en este país, sino el mundo entero, que supiera hacer extraordinarias versiones (de las de verdad, no imitaciones de medio pelo) de gente tan distinta a él (Carlos Cano, Canovas, Rodrigo y Guzman o José Alfredo Jiménez ) y de otros no tanto (José María Granados, Sabina o Manolo Tena). Sé que a "mi amigo" Enrique, el que iba conmigo cada mañana, el que me entendía tan bien aquellos días de bajón, le importaba más que a mi me sirvieran y me gustasen sus canciones que el reconocimiento de la crítica, el número de discos vendidos o estadios a rebosar. Porque Enrique quería hacer un poquito más felices a las personas, como hacía conmigo, cuando sentía que había alguien que sabía perfectamente por lo que yo había pasado.
Transcurrieron días, meses y años y seguí escuchando tanto Los Secretos como Los Problemas. Ambos forman parte de la banda sonora de mi vida y aunque las canciones de Enrique están ahí, sigo echando de menos que no me cuente nuevas historias, que me diga que tal le va o con quien se ha encontrado últimamente. Me sigue acompañando en viajes, mañanas y demás con la misma frescura de siempre, porque sus canciones son atemporales, pero pienso a menudo en la cantidad de ellas que se quedaron en el tintero o en el corazón del que para mi ha sido el más grande entre los grandes de la música moderna española.
Empecé a tocar la guitarra con 16 años, allá por el año 94. Soñaba con actuar un día con Los Secretos, que Enrique me invitara un día a cantar con él. Pensaba que si algún día llegaba mi oportunidad, haría un homenaje a los hermanos Urquijo por todo lo alto. Entre mis delirios de grandeza fueron pasando los años y Enrique se nos fue sin poder cumplir mi sueño. Yo tenía un grupo por aquel entonces (¡éramos penosos!) y el día que hacía un mes de aquella trágica mañana de noviembre, tocábamos en una fiesta para recaudar dinero por los damnificados del Huracán Mitch. Recuerdo que tocamos 'Aunque tú no lo sepas' (aunque era de Quique González no éramos tan buenos como para andar eligiendo y a fin de cuentas la había incluido en su último disco con Los Problemas) y me marqué un 'speech' en el que dejé bien claro lo importante que había sido Enrique para mi.
Nunca se me olvidará la ovación que nos dieron por ello. Y fue entonces cuando comprendí que lo mismo que había sentido yo, lo habían sentido la gran mayoría de las personas allí presentes. Se me hizo un nudo en la garganta y me puse tan nervioso que tuvimos que repetir el inicio tres veces. Al terminar de nuevo aplausos y subidón. Cuando bajé me esperaba una chica con dudosas intenciones que me puso en un brete. No pasó nada. No sé si comentaría por ahí que era un chaval ordinario pero, como Enrique, me vuelvo 'normal' al bajar de cada escenario. Porque Enrique jamás fue vulgar, me niego a pensarlo. Hasta siempre Enrique, hasta siempre.

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Dom Mayo 04, 2008 7:04 pm

Ana Isabel Moran... no sé si nos lee por aquí, pero si participa en la lista de correo de Los Secretos


En recuerdo de Enrique Urquijo
13-2-2002 00:24:36
El 15 de febrero cumpliría 42 años Enrique Urquijo, que fue líder de «Los Secretos» y de «Enrique Urquijo y Los Problemas». Referirse a él es pensar en uno de los principales autores del pop español, por el talento y la sensibilidad que derrochaba. Fruto de sus veinte años de trayectoria musical tenemos más de un centenar de canciones tan logradas como: Déjame, La calle del olvido, Quiero beber hasta perder el control, Enrique es un maestro describiendo nuestros sentimientos, lo consigue utilizando un lenguaje poético impregnado de intimismo, con una voz llena de profunda intensidad. Sus letras despiertan nuestro ser más auténtico, son una fiesta para los sentimientos.

Ana Isabel Morán Vidal.

Madrid.

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Cañizares del Valencia amante de Los Secretos

Mensaje por No me imagino el Mar Mayo 06, 2008 1:37 pm

Ya lo puse hace bastante tiempo en el foro de yahoo; leyendo una entrevista de esas que hacen 10 preguntas a un famoso y lo publicaban en El Dominical de El PAIS, el entrevistado era Santiago Cañizares portero del Valencia y a la pregunta: "que disco se llevaría a una isla desierta" contestó :"CUALQUIERA DE LOS SECRETOS".

Fútbol y música unidos en los gustos... a mi a partir de ese día Cañi me empezó a caer mejor...

Saludos.
JuanDesco.
avatar
No me imagino
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 1171
Edad : 53
Fecha de inscripción : 27/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por tirachinero el Mar Mayo 06, 2008 3:00 pm

Y a mí me caerá mejor a partir de hoy aplausos

tirachinero
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 209
Edad : 28
Localización : Mérida-Salamanca
Fecha de inscripción : 02/10/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Vie Mayo 16, 2008 7:28 pm

20 de diciembre de 2002 - El mundo

http://www.elmundo.es/papel/2002/12/20/madrid/1298347.html

Mi amigo Enrique Urquijo

JAVIER MEMBA

Hace ahora 37 años yo era el niño más feliz del mundo porque mi madre me llevaba de la mano por la calle San Francisco de Sales.Acabada la jornada en el colegio FEM, donde ella daba clases de inglés, mi santa seguía iniciando a niños en la lengua de Shakespeare. Aquellas clases particulares nos permitían hacer la compra en los primeros supermercados, ir al cine... y a mí, que no a ella, merendar una tarta y un Rialcao. Todo era tan grato como sólo lo fue la vieja España. Incluso aquellas señoras, que no querían que mi madre me llevara con ella, me proporcionaron un gran placer: volver a casa solo -descubrir Madrid- con apenas seis años.
Independientemente de esa grata taquicardia que siendo de Campamento me proporcionaban las primeras visiones de la Gran Vía, mi madre y yo esperábamos con placer que llegara el día de ir a casa de los Urquijo. Allí, además de ser mejor recibidos que en ningún otro sitio, estaba mi amigo Enrique. Creo recordar que el alumno era Alvaro. Pero mis camaradas eran Enrique y Javier. A Enrique, que ya era libre y artista, como lo sería hasta el final, lo recuerdo saltando de la litera de arriba a la cama de uno de sus hermanos. Después, yo aún fascinado con sus brincos, me enseñaba sus coches de la Corgi y la Dinky Toys. Los guardaba junto a los 100 tomos del Espasa de su padre. También recuerdo cuanto me dijo de sus veranos en Benidorm. Otras tardes, nos perdíamos en el sótano de su casa, que era otra casa donde cabíamos todos los niños del colegio FEM. A casi todos, a nuestros siete años, ya nos gustaba el rock & roll. Pero sólo el gran Enrique me contaba historias tan bonitas como las canciones que escribiría después.Yo no me las creía hasta que su abuela, un encanto de señora, certificaba que eran verdad.

Una noche, al cabo de los años, me encontré con mi amigo Enrique y no lo saludé. El ya era uno de los artífices de la edad dorada del pop español y supuse que me ignoraría. Me equivoqué. No sólo me saludó, sino que durante mucho tiempo entré en La Vía Láctea porque era amigo suyo.

Si no fuera porque en Madrid los hombres no lloramos, diría que le ví emocionarse cuando le dije que mi madre acababa de caer.Más grata fue la velada que me contó que la historia de El primer cruce era verdad: una pava se quedó con él, se escapaba por las noches, no dormía para ir a su encuentro. Los padres tuvieron que ponerle el frigorífico delante de la puerta para que no huyera.Mi amigo Enrique las volvía locas. Ya desde chaval, todas las tías de Argüelles estaban quedadas con él.

La última vez que nos vimos, él actuaba en el Honky. Me dedicó una canción: Volver a ser un niño. Resultó que nuestro primer recuerdo era el mismo: el del paisano que encendía las farolas al final de la calle del Bosque, al que nosotros veíamos desde las ventanas del colegio FEM. Yo sigo igual, ya ves, aquí, en Madrid, diría, evocando otra de sus canciones. Pero Madrid es distinto sin él.

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Lun Mayo 19, 2008 11:24 pm

5 de diciembre de 1999

http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1999/12/05/magazine/788586.html

Ultima Historia. Enrique Urquijo

Adiós tristeza


Un compositor exquisito, un artista extremadamente sensible, prolífico, incansable, enganchado al escenario, un derrochador de sensaciones. Y además, un hombre depresivo, vulnerable y amante de la noche más oscura. El cadáver de Enrique Urquijo apareció una fría tarde de otoño en un portal del barrio de Malasaña de Madrid. Ese día terminó su batalla contra el dolor de la vida, una lucha que mantuvo hasta el final y que, casi como una fallida declaración de intenciones, dio nombre en 1991 a una de sus históricas canciones, "Adiós tristeza". "¿Qué otro músico tiene más de 100 canciones compuestas, 12 discos y 20 años sobre el escenario, manteniendo su integridad artística con tan poco afán de popularidad?". Se lo pregunta su hermano çlvaro, abrigado por un dolor intenso, cuando recuerda la figura de Enrique.
Juntos crearon el pop auténtico y sincero de Los Secretos, uno de los capítulos más sólidos de la historia reciente de la música española.

Por Ana Bueno

"Lo único que sé hacer son canciones, buenas o malas, pero a la gente le ayudan a ser feliz y eso es lo único que me importa". Canciones buenas o malas, decía Enrique. Más de 100 en su vida. Canciones, con Tos, con Los Secretos o con los Problemas los tres grupos de los que formó parte , que han sobrevivido durante más de dos décadas al margen de las modas y las tendencias más vanguardistas.

Su historia, la historia de los hermanos Urquijo, nace en los años sesenta en el revuelto salón de una familia madrileña de clase media donde siempre sonó la mejor música. "¿Por qué siempre nos han asociado a la clase alta? Éramos una familia de lo más normal", explica ahora su hermano çlvaro.

El padre, Javier Urquijo, de origen bilbaíno, casado con la salmantina Mari Luz Prieto, empleado de una empresa de construcción, aficionado al jazz y a la música clásica, tuvo la ocurrencia de regalar una guitarra a sus hijos. Y, como tantos otros progenitores ingenuos, provocó con semejante detalle un movimiento musical entre las paredes de su casa de la calle Guzmán El Bueno. Algo así como decir que aquella pequeña guitarra compartida desencadenaría una serie de acontecimientos que contribuirían en gran parte a ese fenómeno social de nombre tan manido que fue la Movida de los ochenta.

Javier (1958), Enrique (1960) y çlvaro Urquijo (1962) tenían una segunda familia, Fem, su colegio de barrio, en el que también estudiaría poco después la pequeña de la familia, Lidia (diez años menor que çlvaro), y al que asiste hoy la hija de Enrique, María, de cinco años. "Profesores y ex alumnos hemos mantenido siempre contacto, el 80% de nuestros amigos salieron de allí", recuerda çlvaro. Junto a un compañero de colegio precisamente, Canito, los tres hermanos formaron su primera banda, Tos, y grabaron dos maquetas (en 1978 y 1979) que Juan de Pablos defendía en su "explorador" programa de radio de final de los setenta.

Hasta entonces, los Urquijo fueron estudiantes. Precisamente en la universidad asistieron a sus primeros conciertos y empezaron a tocar para los amigos.

Pero terminaron abandonando: Javier dejó los estudios de Medicina, Enrique dicen que era bastante aplicado , los de Económicas, y çlvaro, Ciencias de la Información.

El colega de los Urquijo y batería del grupo, Canito, murió en 1980 en accidente de tráfico. Su concierto-homenaje en la Escuela de Caminos de Madrid en febrero de aquel año reunió a Parálisis Permanente, Alaska y los Pegamoides, Mermelada, Mamá, Nacha Pop, Paraíso y a ellos mismos, ya reconvertidos en Los Secretos... "Empezaba a pasar algo, el pop despertaba" (çlvaro). La cita fue uno de los pistoletazos de salida de una corriente que, paradojas de la modernidad, terminaría finalmente apartando a Los Secretos de la vanguardia más puntera: "Nos encuadraban en el pop baboso", reconocían los hermanos en 1997 con motivo de la publicación de toda su discografía.

Desde aquel comienzo y hasta hoy se han editado diez discos de Los Secretos y dos de Enrique y los Problemas. Tan sólo hubo un pequeño paréntesis en la carrera de la banda, entre 1983 y 1986. En 1984 murió Pedro Antonio Díaz, el segundo batería del grupo. Pero aquellos años críticos pronto fueron superados por un nuevo brote de creatividad, ya sin Javier, que dejó la música.

Enrique nació el 15 de febrero de 1960 y murió el 17 de noviembre de 1999 a los 39 años de edad. Las ventas de sus discos, la fama de las archiconocidas canciones que compuso y el cariño con el que le le trataban el público y sus compañeros de la música podían haber hecho de él todo un triunfador.

Pero Enrique, que lo era, nunca lo sintió así. Fue tan buen compositor como discreto, huidizo y melancólico. Cantó auténticos himnos a la tristeza, desgarrados cantos a la soledad, al desamor, al frío, la noche, el alcohol...

Letras nacidas de la dureza de la cotidianidad transmisoras de un desasosiego que, parece, le hermanaban con su público.

Sin necesidad de grandes promociones, ni de glamour, ni espectacularidad, Enrique Urquijo y Los Secretos han permanecido más de 20 años unidos, grabando y actuando. Nunca faltaron a la cita con sus incondicionales. çlvaro, aún con la voz herida durante su primer contacto en estos días con un medio, intenta dar una explicación a la respuesta que siempre encontraron: "Nunca hemos sido personajes públicos pero sí nos hemos sentido muy queridos.

Nuestro grupo nunca buscó temas comerciales aunque hayamos mantenido relaciones cordiales con las discográficas. No nos importa el dinero ni la música de moda. Lo nuestro ha sido como un tubo de desagüe hacia el público, que nos lo devuelve en forma de cariño. Nos ha ayudado mucho la sensibilidad de la gente porque al final las canciones se hacen para quien las va a oír en su casa. Hemos trabajado siempre muy libremente, muy felizmente".

Y hablando de libertad, vuelve a su conversación constantemente la figura de Enrique: "Él sí que era un tío de verdad, y su música era de verdad, venía de la sinceridad, nunca hizo un producto de moda. Era una persona de lo más normal y de lo más majeta. Si se leen bien sus letras más sentidas se entiende que era un hombre que sufría. Espero que todo este cariño de la gente que estamos sintiendo en estos días sirva para acallar bocas, aunque ya sé que los hechos son los hechos".

Sus familiares, con el alma deshecha y dolorida, saben que han perdido a un ser querido en unas circunstancias ingratas. La policía rescató su cuerpo sin vida en un portal del centro de Madrid. Las informaciones que se publicaron en los medios de comunicación hablaban de su drogodependencia y especulaban sobre si la causa exacta de su muerte fue una sobredosis.

Hoy, mientras la policía investiga el asunto, su familia prefiere olvidar los detalles más escabrosos de sus últimos momentos, incluso agradece el respeto y la discreción con los que se ha reaccionado tanto en la prensa como entre su profesión.

Alvaro Urquijo quiere zanjar el asunto y, aun reconociendo que su hermano era un chico con problemas, pide "que se haga justicia con mi hermano.

Quiero aprovechar esta ocasión para dar las gracias, desde el dolor de mi familia, por todo este respeto que hemos podido palpar. Ha sido muy emotivo. Hemos sentido que Enrique era muy querido. Y no es sólo un tópico.

La información primera fue muy dura e inexacta, aquellos textos multiplicaron nuestro dolor, no hacían honor a la verdad. Luego se ha tratado el tema con más delicadeza. Parte de razón tenía la prensa, pero hay crudeza en cierto tipo de periodismo, como un programa de televisión que salió a la calle a entrevistar a yonquis que, me consta, no conocían a Enrique de nada y se estaban apuntando al morbo. Nadie conocía sus verdaderos problemas.

Todo el que lo conocía, directa o indirectamente, sabía que no era simplemente un toxicómano, sino que tenía problemas. No le llaméis drogodependiente o toxicómano. Pregunta por ahí, seguro que en diez de cada quince familias, hay algún miembro con problemas depresivos o existenciales, como los tenía Enrique, gente sensible a la que le cuesta más el trabajo de cada día.

La verdad es que en su muerte se dio una coincidencia de casualidades nefastas.

No quiero ahondar en el tema, sólo recordar que Enrique se hacía querer queriendo, quería a todo el mundo y todo el mundo lo quería a él. Los seres humanos tenemos un sexto sentido para saber a quién hay que querer más.

Hay seres más sensibles, más vulnerables, que se hacen entrañables y queridos por el público y por la gente del negocio".

Autodestrucción.- Hace un par de años, cuando repasaron su vida al publicar el primer volumen de sus Grandes éxitos, recordaban que a principios de los ochenta, como tantos artistas de su generación, se acercaron al alcohol y las drogas casi de forma ingenua. Enrique lo contaba así: "Empecé cuando comenzamos a ganar dinero y la dejé cuando dejé de tenerlo. Soy consciente de mi forma de ser autodestructiva, con un cierto grado de locura. Afortunadamente ahora estoy muy bien (...) y me he dado cuenta de que lo mejor es estar bien, estar sereno". çlvaro, por su parte, se justificaba con un "nadie nos dijo lo malo que podía ser, teníamos dinero, éramos jóvenes... Nos dimos cuenta y pusimos fin. De aquella época no queda nada".

Pero Enrique estaba sobre todo enganchado al directo "no había quien le bajara del escenario", recuerda su representante Manuel Notario . Incluso creó, ya en los noventa, su segunda banda, Enrique y los Problemas, una alternativa acústica de invierno para los meses de descanso de Los Secretos.

Con ellos tocaba frecuentemente en los garitos de Madrid, al calor del acordeón de Begoña Larrañaga, su gran amiga y compañera de lágrimas de los últimos años. Nunca parar, nunca descansar. Enrique vivía agarrado a una guitarra.

"Él no sabía vivir en este mundo", escribe Pía Minchot, su última novia, en la carta que ha enviado a la página web del músico para compartir con sus fans sus tristes sentimientos. De Pía dicen los más allegados que fue la mejor de sus novias, sensata, sensible, la que intentó poner orden en su vida. Se conocieron hace unos tres años y durante el último vivieron juntos. Lejos quedaba ya la relación que mantuvo con Almudena, la madre de su hija María, de la que se separó hace más de dos años. "¿Con Pía? Sí, le iba muy bien, ¡esta muerte ha sido un mazazo enorme por tantas razones...!", relata la voz entrecortada de çlvaro insistiendo en lo inesperado del suceso en este momento en que su hermano parecía tan recuperado.

Pero, por encima de todas, la mujer de su vida era la pequeña María, una niña guapísima a la que su padre paseó por estudios y locales de ensayo contagiando a todo el mundo de la ternura que desprende la cría. "Ahora María es lo más importante para todos nosotros", continúa çlvaro. "De momento está con su madre fuera de Madrid y estamos estudiando cómo darle la noticia.

Es una monada de niña y super inteligente. Enrique estaba muy orgulloso de ella. Fardaba de niña y con razón". Tanto que le escribió hace dos años Agárrate a mí María, una canción que, sin ser de las más conocidas, es de las más duras y sinceras que compuso ("agárrate fuerte a mí que tengo miedo y no tengo dónde ir").

Enrique eligió otro mundo. Nunca ocultó su adicción a la drogas desde los revoltosos ochenta. Vivió por y para la música, desde el lado más difícil de la vida, y creó las más bellas canciones del pop español. En su última aparición en público, en la entrega de los Premios Amigo, su aspecto era saludable y presumía ilusionadísimo de su más inmediato proyecto: el segundo volumen de grandes éxitos de Los Secretos. Este disco, editado por Dro, salía a la venta, como estaba previsto, justo dos días después de su muerte.

La discográfica inmediatamente paralizó la campaña promocional y suspendió toda la publicidad prevista para estas semanas. Aun así, en los días siguientes a la noticia, la mayoría de las tiendas agotaron todas sus existencias de discos nuevos y antiguos de los Urquijo.

Durante la ceremonia de los Premios Amigo, los dos hermanos entregaron a Joaquín Sabina el galardón al mejor artista masculino español. Con él había compuesto Enrique la canción Ojos de gata que ambos popularizaron, cada uno en sus discos. En los últimos años, Urquijo fomentó la costumbre de intercambiar colaboraciones con colegas de la música, algunas de ellas joyas escondidas en discos exquisitos: con José Soto, Sorderita su único acercamiento al mundo del flamenco interpretó A la orilla del mar de Ray Heredia (1997), con Antonio Vega grabó una elegantísima versión con cuarteto de cuerda de Desordenada habitación (1998), con Jackson Browne, Sólo pienso en ti, de Rodrigo García Blanca, Manolo García fue invitado de honor del último gran concierto de Los Secretos, con María Dolores Pradera cantó en televisión...

Enrique quedará. Su herencia, su música, es grande. Había compuesto además seis canciones nuevas para su próximo disco e incluso había grabado una de ellas y la interpretación de un tema de José María Granados.

çlvaro y Enrique hablaban últimamente de actuar y grabar de nuevo, una vez que habían consolidado sus carreras en solitario, como Los Secretos.

Esta vez, no será posible. Alvaro continuará abanderando la libertad, la valentía que siempre tuvo el sonido Urquijo, su sello de distinción: "Se está olvidando en el mundo de la música la vía de la sinceridad, eso que los americanos llaman feeling". Enrique se llevó una gran dosis del feeling Urquijo. El cielo, un cielo protector, no lo pudo esperar más. Lo citó la misma noche que a Paul Bowles. n

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Sáb Mayo 24, 2008 12:56 am

17/11/2007

http://www.deia.com/es/impresa/2007/11/17/bizkaia/iritzia/418205.php

Tribuna Abierta
Otro año sin Enrique Urquijo

José Luis Úriz Iglesias

fue una fría noche del 17 de noviembre, hace ocho años ya, cuando Enrique Urquijo quedó tendido sin vida en una calle de Madrid. Estaba solo, o quizás con una mala compañía, y a muchos se nos heló el corazón al enterarnos. A todos aquellos que admirábamos su música y la poesía de sus letras, a veces amargas como la vida misma, impregnadas de soledad.

La misma que se extendió a quienes nos estremecíamos con sus palabras musicadas en las tardes de cualquier otoño como el que se lo llevó, quizás porque sentíamos lo mismo que él aunque nos faltaba su creatividad, su sensibilidad a flor de piel.

Canciones de amor pero especialmente de desamor, de tristeza, llenas de poesía, salidas de lo más profundo del ser humano, de esos terrenos que hoy apenas se pisan. Caricias hechas canción, cataratas de emociones que te hacían sentir, Sentir, así con mayúsculas, y por eso al mismo tiempo vivir, cuando él estaba dejando de hacerlo.

Ese terrible 17 de noviembre sentí que perdía a mi hermano por segunda vez, la primera había sido 7 años antes cuando nos dejó Javi mi hermano real, también músico, líder y compositor de un grupo de rock que se pateó los locales de Madrid allá por los años 70 y 80. Por eso las veces que he coincidido con Álvaro Urquijo, los dos han estado en una parte importante de nuestra conversación… y de nuestros sentimientos.

Pero también me di cuenta de que había perdido a un amigo, a un compañero de viaje en esto del vivir, aunque no lo conocí directamente, sólo a través de su música y de las veces que fui a verle actuar. Alguien que entendía lo que he sentido muchas veces, y era capaz de transformarlo en canciones.

Canciones de esas que a uno le habría gustado haber compuesto: Volver a ser un niño, Cambio de planes, Quiero beber hasta perder el control, La calle del olvido y tantas otras. Que forman parte de la banda sonora de mi vida. De la mía, y de una parte de aquella generación, aunque quizás nunca se hayan dado cuenta.

Siempre he soñado con ser cantante de un grupo de rock, con subir a cantar con Enrique una de sus canciones. Quizás con mi hermano Javi haciéndonos los coros, como lo hicimos tantas veces en aquellos años. Lo he vuelto a soñar ahora cuando he escuchado de nuevo esa maravilla de Aprendiendo a soñar, aunque sea de Álvaro y Tena. Canciones que a diferencia de la mayor parte de las que suenan hoy, que resultan de usar y tirar, se mantienen vivas a lo largo del tiempo. De esas que te hacen soñar incluso imposibles como éste.

Enrique se nos fue, nos hemos quedado sin el hermano músico, pero nos queda su obra esa que te hace despertar en medio de un mundo oscuro y anodino, con la pena de no poder escucharle nuevas historias. Aún me acompañan en los viajes, o en las tardes de otoño como en la que escribo este artículo, y lo siento cerca. Quizás ahora haya montado un grupo con mi hermano y sus amigos, todos ellos de una generación cruel e injustamente machacada. Quizás sigan componiendo juntos porque se hayan hecho amigos. Es probable que sean los que me animan a seguir luchando por ese tipo de música, frente a la incomprensión de quienes sólo valoran en función de los llenos en los conciertos. El éxito por encima de la calidad, de la verdad. Aquellos que no tiemblan de emoción al escuchar Una tarde gris.

Mi amigo Enrique Urquijo seguirá vivo mientas sigamos vivos los que escuchamos y sentimos su música. Nos seguirá acompañando en nuestros bajones, en los momentos de depresión, de pena o desamor, y nos levantará el ánimo, nos hará un poco más felices al hacernos comprender que no somos los únicos que sentimos así.

Como ya dije el día que conocí su muerte: ¡Qué pena que se vaya la buena gente y se queden los canallas! Ahora después de ocho años me reafirmo en ese comentario.

Enrique Urquijo, te recordamos, te echamos de menos, y quizás como tú decías: "Seguimos siendo chavales ordinarios, que nos volvemos vulgares al bajarnos de cada escenario". Cada uno de un tipo de escenario diferente. En el de la política identificándonos, más aún en la época que nos toca sufrir, con Qué solo estás.

El mejor homenaje que te podemos dedicar hoy es escucharte. Ojalá las radios lo tengan en cuenta.

Menos mal que aún nos quedan gentes cono Quique González, su heredero musical que está llenando el vacío dejado por el maestro. Otro poeta roquero, con alma en su música, como ha demostrado en su brillante último trabajo Avería y redención. ¿Qué se puede decir de un país que no apoya este tipo de música? ¿Que está moribundo, en lo referido a las sensaciones y sentimientos?

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Erika el Sáb Jun 28, 2008 10:00 pm

Si ya se ha puesto, la recordamos y si no, a leerla

http://www.itsaso.com/enrique-urquijo-vive/

Enrique Urquijo vive

No os alarméis por este titular. Enrique Urquijo vive en mi corazón, en mi pasado, en tantas situaciones vividas y en otros tantos momentos de ánimo. Hoy se cumplen 7 años desde que se marchara.

Decir Enrique Urquijo, es hablar de la mejor música española y en letras mayúsculas. El que fuera una de las piezas claves de la llamada Movida Madrileña, también escribió una de las mejores páginas de la historia de oro de nuestro país.

Quizá Enrique muriera en 1999, pero toda su música sigue viva. A través de su hermano Álvaro, en la memoria de la gente, en el subconsciente, En las cientos de referencias de libros musicales, en los CDS que hay en las librerías de mi casa junto a Los Problemas o con Los Secretos, en todas sus etapas.

Añoro a Enrique Urquijo. Añoro su voz y también añoro esa dulce melancolía que me provocaba el poder cantar junto a el, cuando impaciente llegaba el último trabajo a mis manos, y en la segunda escucha ya me había aprendido todas las canciones.

Músico humilde, sin grandes pretensiones, alejado del glamour. Nunca fue un personaje público, pero a su vez era muy querido por todo sus seguidores. Se mantuvo alejado de modas y tendencias musicales y su única meta fue hacer canciones para que las pudiéramos escuchar en casa, saborearlas, hacerlas nuestras y acompañarle en sus conciertos.


Tras su muerte algunos medios especularon sobre su muerte y sobre los detalles más escabrosos, aunque es bien sabido que tanto prensa, compañeros, artistas y público sentían un cariño especial por Enrique y un enorme respeto.

Me gustaría dejar aquí unas palabras que dijo Álvaro Urquijo en una entrevista. “No quiero ahondar en el tema, sólo recordar que Enrique se hacía querer queriendo, quería a todo el mundo y todo el mundo lo quería a él. Los seres humanos tenemos un sexto sentido para saber a quién hay que querer más. Hay seres más sensibles, más vulnerables, que se hacen entrañables y queridos por el público y por la gente del negocio”.

Desearía que hoy fuese ese día en que composiciones inéditas vieran la luz. Ojalá hubiera escondidas en algún lugar más Cambio de planes, Me alegro de verte, Y no amacene…

_________________
Yo daría mi vida... por dormir en tus brazos...

Tan libre, tan aislado... buscando nada en ningún lado...

avatar
Erika
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 3561
Fecha de inscripción : 24/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por lola el Sáb Jun 28, 2008 10:47 pm

Muy emotivo!
¡Gracias Erika!

lola
Moderador

Cantidad de envíos : 1100
Fecha de inscripción : 25/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Dom Jun 29, 2008 2:04 am

Gracias Erika!!! Me encanta la manera en la que describen a Enrique.

SAlu2

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Erika el Dom Jun 29, 2008 11:45 am

En la misma página se habla más de Enrique

http://www.itsaso.com/para-vivir-y-lo-mejor-de-enrique-urquijo-y-los-problemas/

Para vivir y Lo mejor de Enrique Urquijo y Los Problemas

Vamos a empezar la semana recordando como se merece a uno de los mejores músico / cantante / compositor que ha habido nunca en nuestro país y así, enlazarlo también, con uno de los mejores discos recopilatorios de la música española. Estoy hablando de Enrique Urquijo. Estoy hablando también de Lo mejor de Enrique Urquijo y Los Problemas.

Cuando Hablo de Enrique siempre peco de lo mismo. No tengo palabras suficientes para transmitir lo que su música me hace sentir y lo único que puedo hacer es halagarlo una y otra vez. Permitidme una vez más que lo haga a modo de capricho personal.

Hace poco, conversando con un amigo, y después de haber vivido varias noches de copas y de conciertos en directo en bares por hay, perdidos, los dos nos sorprendíamos de encontrar entre copa y copa a gente de 20 0 22 años que estuviera tan puesta en música tipo Los Secretos, Antonio Vega, que cantasen al dedillo Manuel Raquel de Tam Tam Go…y así…uno a uno, un largo etcetera de grupos y un sin fin de temas.

Quiero compartir este cd que dejo disponible para su descarga y extraer una pista del mismo, para dejarla en formato audio. El tema se llama Para Vivir y esta dedicado (por mi) a un Murciélago que planea y vuela libre.

_________________
Yo daría mi vida... por dormir en tus brazos...

Tan libre, tan aislado... buscando nada en ningún lado...

avatar
Erika
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 3561
Fecha de inscripción : 24/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Jue Jul 03, 2008 12:00 am

http://elrincondelbuho.bitacoras.com/

"Seis años sin un grande."
Búho - 17-11-2005 16:05:37 | Categoria: Banda Sonora Emocional
Tal día como hoy del año 1999 fallecía a los 39 años de edad Enrique Urquijo. Áquella fría mañana en la que aparecía su cuerpo sin vida, la música española perdía a uno de sus hijos.



¿Quién no recuerda "Déjame", "Pero a tu lado" o "Sobre un vidrio mojado"?.

Ésas son algunas de las grandes canciones que nos regalaron Los Secretos, un grupo con la sencillez por bandera, acompañadas de esa tristeza dulce, de la melancolía de un Enrique que llegaba a todos los corazones. Su voz inconfundible, canciones llenas de historias pequeñas, de amor, de desamor, de tristeza..

Un pedazo del alma de Los Secretos se quedó en un portal de una calle de Madrid, hace ahora exactamente seis años.

Álvaro, su hermano, sigue ahí al pie del cañón sacando lo mejor de su música para que los que seguimos desde hace tanto tiempo al grupo sigamos disfrutando como la primera vez.

Toda canción nos llega en un momento determinado de nuestra vida, algunas tienen la suerte de quedarse con nosotros, de que sólo con escucharla podamos evocar un recuerdo, bueno o malo.

¿Qué canción de Los Secretos está instalada en vuestra vida?. Ésta, es la mía.


"Pero a tu lado."

He muerto y he resucitado,
con mis cenizas un árbol he plantado.
Su fruto ha dado
y desde hoy
algo ha empezado

He roto todos mis poemas
los de tristezas y de penas
me lo he pensado,
y hoy sin dudar
vuelvo a tu lado.


Ayudame y te habré ayudado,
que hoy he soñado
en otra vida,
en otro mundo,
pero a tu lado.

Ya no persigo sueños rotos.
Los he cosido con el hilo de tus ojos
y te he cantado, al son de acordes
aun no inventados.


Ayudame y te habré ayudado,
que hoy he soñado
en otra vida,
en otro mundo,
pero a tu lado.


Ayudame y te habré ayudado
que hoy he soñado
en otra vida,
en otro mundo,
pero a tu lado.




Enrique, un abrazo allá donde estés.

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Elena el Jue Jul 03, 2008 9:52 pm

T5ODO ES PRECIOSOOO gracias por ponerlo
pero sore un vidrio no es suya xD
avatar
Elena
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 530
Edad : 24
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 14/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Vie Jul 04, 2008 12:09 pm

En el siguiente enlace no remarco nada, es para leer de principo a fin. Un enfoque diferente, pero las mismas sensaciones.

http://www.hotelpalabras.com/todas.shtml


Enrique Urquijo, una voz en el desierto

Cuando estaba en el colegio, una compañera de clase me dijo que su madre se había cogido una depresión al enterarse de la muerte de Janis Joplin, le dije que su madre me parecía una gilipollas, y que entristecerse por la muerte de alguien tan lejano es una estupidez. A lo largo de los años he ido conociendo a gente que se ha impresionado mucho por la muerte de un artista, de un cantante, de un escritor... y a mi estas manifestaciones de dolor por una persona desconocida, siempre me parecían más falsas que Judas, lo que vulgarmente se dice una pose.

Pues cuando murió el cantante Enrique Urquijo, al que admiré tanto y conocí tan poco (un poco más que la madre de mi amiga a Janis Joplin, por supuesto) me sentí extrañamente impresionado. Escuchaba su música y no podía asumir que escuchaba ya una voz en el desierto, el dolor de un hombre que se nos ha ido para siempre. Lo cierto es que yo desde niño me sentí muy cerca de las letras de Enrique Urquijo, sus personajes, abandonados en la barra de un bar, náufragos de las calles, pasajeros de autobús, estaban en mi vida y cuando yo escribía un poema, lo escribían conmigo.

Enrique Urquijo debe quedar en la historia como uno de los mejores músicos que hemos tenido, su trabajo no sólo es la obstinación y el esfuerzo, en cada canción está siempre esa pequeña luz que brilla en la obra del hombre que se desnuda por dentro. Enrique vivió solo en el espacio interior del artista que canta para vivir, para no morir de soledad.

Enrique vivió el mundo de la droga desde muy joven, su propia sensibilidad le hacía caer una y otra vez, y arrastró aquello como el peor castigo del destino, como una cruz; pero en ningún momento dejó que se interpusiera entre él y la música. Podrán decir que no es un ejemplo para la juventud, se equivocan, la droga en un gran error y Enrique lo cometió hasta el final, pero sin embargo supo seguir cantando y componiendo porque sabía lo que había venido a dejar en el mundo.

Me da la sensación de que la música crea un vínculo especial entre autor y público, seguramente la voz nos acompaña en distintos momentos y se hace un espacio en nuestra memoria. En la mía está Enrique, sentado en una silla, con una guitarra, rompiéndose por dentro.

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Elena el Vie Jul 04, 2008 12:24 pm

muy interesante y conmovedor adios tristeza, gracias
avatar
Elena
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 530
Edad : 24
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 14/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Erika el Vie Jul 04, 2008 5:24 pm

Gracias Adios Tristeza.

_________________
Yo daría mi vida... por dormir en tus brazos...

Tan libre, tan aislado... buscando nada en ningún lado...

avatar
Erika
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 3561
Fecha de inscripción : 24/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Erika el Vie Jul 04, 2008 8:00 pm

http://www.droatlantic.com/plt_Artistas_Ultimo.aspx?IdObjeto=231

El mapa del tesoro
2001

Así, lo que comenzó como un divertimento con el que subirse en invierno a escena mientras Los Secretos esperaban la vuelta del calor, y con él la de los grandes recintos, fue transformándose en un rico proyecto que nos permitió conocer de cerca el ideario musical que movía a Enrique Urquijo.

Un ideario plagado de canciones ajenas que conformaron su educación sonora/sentimental y donde junto al pop y al rock tenía cabida la canción de autor o esos temas mexicanos de arrebatados sentimientos al filo de la garganta que tanto influirían en la segunda parte de su obra. Junto a Los Problemas, Enrique pudo seguir explorando ese maravilloso juego de las versiones que siempre estuvo tan presente en la obra de Los Secretos y nos mostró las cartas de una baraja marcada por canciones con las que saldar deudas vitales/musicales.

Así supo recrearse en nuevas, y sorprendentes en muchos casos, lecturas de Pablo Milanés (“Para vivir”), Carlos Cano (“María la portuguesa”), los Pegamoides (“El hospital”), Rodrigo García (“Sólo pienso en ti”, donde grabó voces el admirado Jackson Browne), Nacha Pop (“Desordenada habitación”, en la que el propio Antonio Vega da el contrapunto vocal), Radio Futura (“Historia de play-back”) o José Alfredo Jiménez (“Ojalá que te vaya bonito”). Para colmo, rizando el rizo, se reencontró con algunos temas que él mismo escribió para Los Secretos (“Buena chica”, “Otra tarde”, “Siempre hay un precio”...). Pero que nadie piense que Enrique Urquijo y Los Problemas sólo era una formación de versiones, en absoluto, y así lo demuestra, por ejemplo, la sentida “Agárrate a mí, María”, que por ella sola vale la obra de todo un grupo. Un lujazo de canción que nos presenta el perfil mágico que sólo poseen los grandes compositores, y Enrique (junto a Los Secretos) hacía tiempo que había ingresado en la nómina de los imprescindibles. Injusto sería olvidar a Begoña Larrañaga, fundamental compañera de viaje (su acordeón fue imprescindible para rubricar la esencia del grupo) que ayudó a Enrique para que Los Problemas fueran esa feliz unión de modestas intenciones y espléndidos resultados que tan pocas veces se consigue.

Con la ayuda de todos los miembros que durante más o menos tiempo formaron Los Problemas, cocinaron, en tan solo dos discos ("Enrique Urquijo y Los Problemas", 1993. "Desde que no nos vemos", 1998) un sonido personal, preciosista e inimitable, donde la voz de Enrique se encontraba con una base sonora que algunos entendieron como minimalista, pero que en su sencillez fue grito de espontaneidad expresionista. Siempre que un artista fallece a una edad que no le corresponde a uno se le queda ese nudo en la garganta y ese bucle en las entendederas que le obliga a maldecir y a pensar en la cantidad de canciones geniales que nos vamos a perder, en cuánto talento que ya no nos volverá a sorprender en un nuevo disco.

Al poco, las canciones, que siempre permanecen vivas en cada nueva escucha, contribuyen a deshacer el nudo y a alisar el bucle, porque ellas son ese mapa del tesoro (siempre buscado y siempre encontrado) donde permanece la memoria y en el que nos refugiamos cuando queremos que las heridas se cierren o, qué demonios, que permanezcan perennemente abiertas.
Y de todo ello Enrique Urquijo, el gran Enrique Urquijo, fue un maestro. Un maestro que supo ser, por encima de cualquier tópico, un músico libre.


Juan Puchades

_________________
Yo daría mi vida... por dormir en tus brazos...

Tan libre, tan aislado... buscando nada en ningún lado...

avatar
Erika
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 3561
Fecha de inscripción : 24/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Vie Jul 04, 2008 9:38 pm

Gracias Erika!!! es precioso y es lo que todos pensamos que hay canciones que por si solas valen la obra de "un grupo" y sobre todo, eso que siempre decimos, cuántas buenas canciones nos perdimos.

Con respecto a Agarrate a mi Maria, en la biografia de Enrique decían que Begoña se enfadó porque, según ella, Enrique escribió esa canción para Los Problemas pero que, como todos sabemos, acabó siendo grabada por Los Secretos. Yo personalmente prefiero que fuera así, eso nos da oportunidad de seguirla escuchando en la voz de Alvaro.



SAlu2

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Elena el Vie Jul 04, 2008 11:43 pm

si, adios triosteza, yo tambien prefiero eso, porque asi tenemos la oportunidad de oirla, que es una maravillosa canciion, y ademas de poder oirla tambien con los problemas, proque tambiene sta la version con ellos.
gracias erika
avatar
Elena
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 530
Edad : 24
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 14/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por J el Sáb Jul 05, 2008 3:52 am

Erika escribió:Nacha Pop (“Desordenada habitación”, en la que el propio Antonio Vega da el contrapunto vocal)
Enrique tenia talento y sabia como sacarle el máximo provecho. Que mejor que hacer una versión, cantada con el propio autor.. Algo curioso e innovador....
avatar
J
Admin

Cantidad de envíos : 2467
Edad : 40
Localización : Castellón
Fecha de inscripción : 24/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Paki el Sáb Jul 05, 2008 9:47 pm

muy bonito
sin palabras!
avatar
Paki
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 490
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/06/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por fanurquijo el Lun Jul 07, 2008 6:30 am

gracias erikaa!! =)

Besotes saludos
avatar
fanurquijo
Enriquista

Cantidad de envíos : 165
Fecha de inscripción : 01/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por adios tristeza el Dom Jul 27, 2008 2:16 pm

http://acicueta.blogspot.com/2008/01/cmo-pegar-sueos-rotos.html

Cuando viajo en carretera, siempre hay una voz que me acompaña, la de Enrique Urquijo. Es como un desafio a la naturaleza , la muerte se lo llevo pero su voz sigue viva, más fuerte que nunca. Nadie como Enrique ha sabido explicar tan bien lo que duele querer. ¡ Mira que es bello el poema "Pero a tu lado"!. El sí sabía coser sus sueños rotos, tal vez en otra vida o en otro mundo , pero esté donde esté, su voz siempre estará a nuestro lado.

_________________
Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes
avatar
adios tristeza
Moderador

Cantidad de envíos : 4763
Fecha de inscripción : 03/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Erika el Sáb Ago 02, 2008 11:54 pm

Espero que no esté ya. Es muy largo y cuenta cosas que ya sabemos. Si alguno de los moderadores cree que se puede acortar, que corte donde considere papel

http://www.elotrodiario.com/a/EEppAEyulFEMdMReVh.php

Hoy empecé a andar y sin fijarme
no sé cómo llegué frente a su calle,
pero al notar mi error, al girarme,
miré hacia atrás, sin querer, y ví su imagen.
Y recordé su voz bromeando en las tardes
diciéndome "¿que harás si hay cambio de planes?".
Hoy empecé a guardar todas sus cartas,
las fotos que encontré y algunas lágrimas,
pero, al tratar de juntar en una caja
todo lo que me dejó, olvidé cerrarla.
Y a veces sin querer, cuando todo está en calma
la sombra del dolor asoma su cara.
Y volveré a sentir la oscuridad, a beber la soledad.
Hoy tengo que dejar su castillo en el aire,
pisar el suelo, aceptar un cambio de planes.

Escribir un artículo acerca de Enrique Urquijo, por su importancia musical y como símbolo de una realidad social española ya extinta, estaría plenamente justificado en cualquier circunstancia y fecha; hacerlo cuando se cumplen veinticinco años de la formación de Los Secretos y cinco de la trágica muerte de su líder, es casi una necesidad imperiosa.

No todo el mundo aprecia la enorme importancia del grupo español y la personalidad singular de su cantante, a pesar de que con el fallecimiento de este las discográficas galvanizasen la vida musical de la banda con objeto de obtener sustanciosos beneficios. Fueron otros los grupos que conservaron en el tiempo -muchas veces por factores ajenos a la música y a su discurso- el mayor protagonismo y la presencia en los medios de comunicación, pero muy pocos podrán compararse en importancia y talento al grupo de los hermanos Urquijo.

Todo nace y todo muere para Enrique y su música -porque en un alto porcentaje, es innegable, Los Secretos son Enrique- en Madrid, y si se me permite, en dos caras distintas de esa misma urbe: el Madrid de los 80 -cuna de sueños mucho más imposibles hoy que antaño- y el Madrid actual -resultado de la degradación de esas quimeras.

En aquel Madrid, en el de los 80, hubo lugar para muchos grupos y personajes que encarnaron el heterogéneo espíritu de la "movida madrileña", singular fenómeno que tuvo como nexo la necesidad de una de las ciudades más representativas de la historia moderna de abrirse a una serie de libertades, medios, ideas y expresiones de un siglo XX que le había resultado vedado por demasiado tiempo.

Nacha Pop, Mamá, Radio Futura, Alaska y los Pegamoides... Todos trataron de asimilar a su manera un cambio político radical y vertiginoso. No cambió solo el sistema, cambió la realidad social en la medida en que tantos y tantos individuos tuvieron muy poco tiempo para asimilar las múltiples posibilidades de desarrollo individual que la inercia del cambio les brindaba.

Tos, que así se llamó el primer grupo de los Urquijo, era el preludio -con una humilde maqueta en el 79- de lo que Los Secretos nos depararían un año más tarde: la primera versión del archiconocido "Déjame" y la célebre "Sobre un vidrio mojado".

Eran los albores de la democracia y de entre los muchos grupos que proliferaron obtenemos la nómina de los que cambiarían el panorama musical español en los siguientes años, años de transición para Enrique, algo ceñido en un primer momento a los rápidos ritmos ochenteros, que no le permitían desarrollar la totalidad de su talento para componer canciones melancólicas. Porque si una palabra define la música del mayor de los Urquijo, esta es, sin duda, melancolía: nostalgia de un pasado que no existe, dolor por un presente fugaz que se escapa sin aportar nada a una vida frenética... Hay una sociedad que busca su camino, quizás sin la clarividencia necesaria, cegada por el incesante descubrimiento de novedades y por la posibilidad de hacer uso de unas libertades hasta el momento ignoradas; hay un movimiento musical y cinematográfico que busca el suyo, tratando también de orientar -su influencia es enorme- a una legión de seguidores nacidos a principios de los 60 que tratan de conducir su juventud por unos derroteros harto diferentes de los seguidos por sus padres. ¿Dónde la ligazón de unos y otros? Más aún, ¿qué pasado los ampara?

Es aquí donde Los Secretos, con esas letras tristes y la melancolía omnímoda en Enrique -de mirada taciturna, de gesto resignado-, se distancian inimaginablemente de otros grupos de la época, como Hombres G, que se convierten en pasajeros iconos de masas sin mayores pretensiones. Los Secretos no: son muchos quienes intuyen en su música el naufragio al que conduciría una dosis exagerada de optimismo, quienes ven en ella la pesada realidad de los hechos, de esa sociedad que, todavía en pañales, tendrá mucho que recorrer y no siempre lo hará en la dirección acertada. Tras la fiesta del viernes, oculto tras la copa, la música de Los Secretos desnuda tus miserias: dispuesto a comerte el mundo has recorrido una infinidad de barras entre Gin-Tonics. ¿Y ahora qué? La solución no es esta, pero mañana se repetirá eternamente en una vaporosa nube de alcohol. Parece una sentencia de muerte, ¿alguna opción mejor?

Los éxitos se suceden y llega el recopilatorio de 1985: "Todo por nada", "Ojos de perdida", "Todo sigue igual", "No me imagino"... Al tiempo, Enrique sigue perfeccionando su estilo, y sus canciones destilan un fondo cada vez más desgarrado: crece su peso en la banda y llega "El primer cruce", uno de los grandes discos del conjunto. Nada de ello le aparta de su mundo de autodestrucción, mundo que comparte con algunos amigos como Sabina, pero quizás de un modo más consecuente, o al menos más visceral: nada le reconcilia con la normalidad; al fin y al cabo, plegarse a las exigencias del mundo puede ser un gesto de mal gusto.

La calle del olvido aparece en 1989. La canción homónima es una muestra magnífica de la sensibilidad de Enrique; "Todo sigue igual" una pequeña joya que vale la pena apreciar minuciosamente. Por un lado, parece palpable que se acentúa la soledad del cantante madrileño; los 80 mueren y con ellos se va parte del alma que le diera vida a Los Secretos. La vida continúa pero de un modo diferente: se cierne el cambio sobre Madrid y sobre esa juventud que está dejando de serlo.

El disco que llevará a Los Secretos a la década de los 90 será Adiós Tristeza (1991). En él encontramos "Ojos de gata", archiconocida como "Y nos dieron las diez" a través de la voz de Sabina. En realidad, es un tema de inicio compartido que deciden finalizar -Joaquín y Enrique- cada uno por su cuenta. Lo que podría no haber pasado de un experimento es una profunda revelación sobre el mundo interior de músicos tan notorios. Si escuchamos el final de Sabina, estamos ante una buena canción; si escuchamos la versión de los Urquijo, estamos ante un testimonio humano de una sinceridad excepcional. Dos versos parecen resonar en nuestra memoria: ...Pero cómo explicar que me vuelvo vulgar / al bajarme de cada escenario.... ¿Hasta qué punto se palpa la decepción? ¿Hasta qué punto la soledad? ¿Hasta qué punto un retrato social partiendo de algo tan íntimo?

Los 90 nos dejarán un legado maravilloso. Es la fase terminal del grupo, y su unión con Enrique es indiscutible. "Cambio de planes", "Déjame soñar", "Pero a tu lado"... Todas nos dicen hasta qué punto afloraba su sensibilidad, y es que pocas veces una voz supo transmitirnos tanto, tan bien y con aparentemente tan poco.

El fin le llegó al mayor de los Urquijo en un pequeño portal de la madrileña calle del Espíritu Santo, en el céntrico barrio de Malasaña y a tan solo unos metros de San Bernardo. Se había desintoxicado unos meses antes por su hija María, pero volvió y se pasó. La muerte de Enrique en noviembre de 1999 fue la confirmación de la muerte de una sociedad que agotó sus formas de expresión; la despedida de una generación y de una forma de entender la vida muy ligada al límite, a las emociones extremas, a la pasión... Enrique Urquijo nos ofreció a lo largo de su vida no ya sus dos caras, sino las dos caras, las dos que componen la realidad humana y que ninguno de nosotros puede apartar de su existencia; de la estridencia a la pausada armonía hay solo un paso, del éxito al fracaso un lapso breve, un espacio tan quebradizo que a veces parece romperse pero que pervive gracias al quehacer mágico de poetas como él, siempre tan cercanos a nosotros y siempre tan distantes, por su altura lírica, por esa poesía de la calle anegada de voces discordantes, de altisonancias, de silencios, de recatos y de procacidades.

Sería injusto decir que aún vive... Demasiadas cosas se fueron con él; no se puede soslayar un vacío tan notorio. Del mismo modo que no se puede olvidar una figura tan grande... y tan libre.

Enrique Urquijo y Los Secretos. Adiós tristeza

"Lo único que sé hacer son canciones, buenas o malas, pero a la gente le ayudan a ser feliz y eso es lo único que me importa". Canciones buenas o malas, decía Enrique. Más de 100 en su vida. Canciones, con Tos, con Los Secretos o con los Problemas -los tres grupos de los que formó parte-, que han sobrevivido durante más de dos décadas al margen de las modas y las tendencias más vanguardistas.

Su historia, la historia de los hermanos Urquijo, nace en los años sesenta en el revuelto salón de una familia madrileña de clase media donde siempre sonó la mejor música. "¿Por qué siempre nos han asociado a la clase alta? Éramos una familia de lo más normal", explica ahora su hermano Álvaro. El padre, Javier Urquijo, de origen bilbaíno, casado con la salmantina Mari Luz Prieto, empleado de una empresa de construcción, aficionado al jazz y a la música clásica, tuvo la ocurrencia de regalar una guitarra a sus hijos. Y, como tantos otros progenitores ingenuos, provocó con semejante detalle un movimiento musical entre las paredes de su casa de la calle Guzmán El Bueno. Algo así como decir que aquella pequeña guitarra compartida desencadenaría una serie de acontecimientos que contribuirían en gran parte a ese fenómeno social de nombre tan manido que fue la Movida de los ochenta.

Javier (1958), Enrique (1960) y Álvaro Urquijo (1962) tenían una segunda familia, Fem, su colegio de barrio, en el que también estudiaría poco después la pequeña de la familia, Lidia (diez años menor que Álvaro), y al que asiste hoy la hija de Enrique, María, de cinco años. "Profesores y ex alumnos hemos mantenido siempre contacto, el 80% de nuestros amigos salieron de allí", recuerda Álvaro. Junto a un compañero de colegio precisamente, Canito, los tres hermanos formaron su primera banda, Tos, y grabaron dos maquetas (en 1978 y 1979) que Juan de Pablos defendía en su "explorador" programa de radio de final de los setenta.

Hasta entonces, los Urquijo fueron estudiantes. Precisamente en la universidad asistieron a sus primeros conciertos y empezaron a tocar para los amigos. Pero terminaron abandonando: Javier dejó los estudios de Medicina, Enrique -dicen que era bastante aplicado- los de Económicas, y Álvaro, Ciencias de la Información. El colega de los Urquijo y batería del grupo, Canito, murió en 1980 en accidente de tráfico. Su concierto-homenaje en la Escuela de Caminos de Madrid en febrero de aquel año reunió a Parálisis Permanente, Alaska y los Pegamoides, Mermelada, Mamá, Nacha Pop, Paraíso y a ellos mismos, ya reconvertidos en Los Secretos... "Empezaba a pasar algo, el pop despertaba" (Álvaro). La cita fue uno de los pistoletazos de salida de una corriente que, paradojas de la modernidad, terminaría finalmente apartando a Los Secretos de la vanguardia más puntera: "Nos encuadraban en el pop baboso", reconocían los hermanos en 1997 con motivo de la publicación de toda su discografía.

Desde aquel comienzo y hasta hoy se han editado diez discos de Los Secretos y dos de Enrique y los Problemas. Tan sólo hubo un pequeño paréntesis en la carrera de la banda, entre 1983 y 1986. En 1984 murió Pedro Antonio Díaz, el segundo batería del grupo.

Pero aquellos años críticos pronto fueron superados por un nuevo brote de creatividad, ya sin Javier, que dejó la música. Enrique nació el 15 de febrero de 1960 y murió el 17 de noviembre de 1999 a los 39 años de edad. Las ventas de sus discos, la fama de las archiconocidas canciones que compuso y el cariño con el que le le trataban el público y sus compañeros de la música podían haber hecho de él todo un triunfador.

Pero Enrique, que lo era, nunca lo sintió así. Fue tan buen compositor como discreto, huidizo y melancólico. Cantó auténticos himnos a la tristeza, desgarrados cantos a la soledad, al desamor, al frío, a la noche, al alcohol... Letras nacidas de la dureza de la cotidianidad transmisoras de un desasosiego que, parece, le hermanaban con su público.

Sin necesidad de grandes promociones, ni de glamour, ni espectacularidad, Enrique Urquijo y Los Secretos han permanecido más de 20 años unidos, grabando y actuando. Nunca faltaron a la cita con sus incondicionales.

Álvaro, aún con la voz herida durante su primer contacto en estos días con un medio, intenta dar una explicación a la respuesta que siempre encontraron: "Nunca hemos sido personajes públicos pero sí nos hemos sentido muy queridos. Nuestro grupo nunca buscó temas comerciales aunque hayamos mantenido relaciones cordiales con las discográficas. No nos importa el dinero ni la música de moda. Lo nuestro ha sido como un tubo de desagüe hacia el público, que nos lo devuelve en forma de cariño. Nos ha ayudado mucho la sensibilidad de la gente porque al final las canciones se hacen para quien las va a oír en su casa. Hemos trabajado siempre muy libremente, muy felizmente". Y hablando de libertad, vuelve a su conversación constantemente la figura de Enrique: "Él sí que era un tío de verdad, y su música era de verdad, venía de la sinceridad, nunca hizo un producto de moda. Era una persona de lo más normal y de lo más majeta. Si se leen bien sus letras más sentidas se entiende que era un hombre que sufría. Espero que todo este cariño de la gente que estamos sintiendo en estos días sirva para acallar bocas, aunque ya sé que los hechos son los hechos".

Sus familiares, con el alma deshecha y dolorida, saben que han perdido a un ser querido en unas circunstancias ingratas. La policía rescató su cuerpo sin vida en un portal del centro de Madrid. Las informaciones que se publicaron en los medios de comunicación hablaban de su drogodependencia y especulaban sobre si la causa exacta de su muerte fue una sobredosis. Hoy su familia prefiere olvidar los detalles más escabrosos de sus últimos momentos, incluso agradece el respeto y la discreción con los que se ha reaccionado tanto en la prensa como entre su profesión.


Última edición por Erika el Dom Ago 03, 2008 3:25 pm, editado 3 veces
avatar
Erika
Enriquista Honorifico

Cantidad de envíos : 3561
Fecha de inscripción : 24/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opiniones y comentarios sobre Enrique

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.